Recetas Alternativas para Epocas de Crisis

Las recetas a continuación son adaptables a los ingredientes que tengamos en la despensa pudiéndose sustituir por similares; no son con medidas estrictas y pueden agregarse elementos de acuerdo a su creatividad.

Atún guisado: Haz un sofrito con cebolla, pimentón, tomate, ajo, hierbas aromáticas (perejil, cilantro, cebollín, célery o con lo que tengas), agrégale papas picada en lajas y zanahorias en rodajitas, dora un ratico y agrégale agua, pasta de tomate doble concentrada (o equivalente a jugo de tomate), luego el atún en lata y condimentos al gusto (sal, comino, pimienta...). Cocina durante 20 minutos.

Pudín de Atún: Bate dos huevos, agrégale ½ taza de leche líquida, cebolla y ajo previamente sofrita en mantequilla o aceite, hierbas aromáticas (si se tienen a mano), le añádele el atún en lata, un poco de pan rallado para espesar, dos cucharadas de avena en hojuelas, sal, ajo y/o pimienta al gusto. Esa pasta debe quedar como una consistencia de torta cruda. Coloca en envase refractario enmantequillado y enharinado y hornea en Microondas durante 6 minutos o si no en horno convencional a 350°F durante 45 minutos y listo!!! El atún puedes sustituirlo por sardinas. La avena puedes sustituirla por zanahoria rallada o cereal en hojuelas de maíz machacado. Puedes incluirle si tienes alcaparras, o aceitunas al gusto.

Filetadas de Atún: Ralla una papa grande, bátele un huevo y desmenuza una lata de atún grande; mezcla todo. Aderézalo con Sal y Ajo y agrégale un poco de pan rallado o afrecho para dar consistencia. Engrasa una plancha enaceitada y a fuego lento ve colocando porciones con una cuchara de la mezcla. Cocina 5-8 minutos por cada lado. Puedes agregarle cebolla rallada, perejil picadito o trocitos de tallitos de cebollín. Esta receta puedes hacerla con sardina en lata y da un gusto rico.

Albóndigas de Atún: Procedimiento igual para hamburguesas de atún. Sólo varía la forma. Bate un huevo, agrega leche, desmenuza el atún de lata e incorpóraselo al bol donde tienes el resto de los ingredientes. Completa la mezcla con pan rallado, afecho si tienes, zanahoria rallada o avena en hojuelas. Agrégale un poquito de aceite si el atún en lata viene en su jugo natural. Adereza con sal, ajo, pimienta al gusto. Forma bolitas para albóndigas, sofríe en un sartén y luego cocínalas en un caldero de hierro u olla durante 15 minutos en agua, con un cubito de carne, pasta de tomate doble concentrado para economizar tomates naturales. Luego espesa la salsa con harina de fécula de maíz o harina de trigo y listo.

Arroz guisado: Prepara en una cazuela o caldero un sofrito con cebolla o cebollín, ajo, pimientos o pimentón, perejil o cilantro, papas en daditos. Luego incorpora el arroz crudo sin lavar y dóralo en ese sofrito. Agrégale el líquido en proporción (para 1 taza de arroz crudo son 2 tazas de agua), los condimentos y los adornos sí lo deseas y tienes: Zanahorias picadas a la juliana, calabacín rallado, granitos de maíz, uvas pasas negras, aceitunas en trocitos. Puedes incorporarle a este arroz algo de proteína animal (pollo picadito, atún en lata, carne molida, cuadritos de pescado, tocineta en tiritas, chuleta en cuadritos, en fin, pon tu creatividad a funcionar). Cocina por 20 minutos hasta que seque a fuego lento. Si deseas verlo con color, píntalo con azafrán (para paellas), pasta de tomate, o una de las tazas de agua sustitúyela por una taza de agua con espinacas crudas licuadas para que te de color verde. Puedes darle gusto con hojitas de albahaca.

Croquetas de arroz: Batir un huevo, agregarle queso blanco rallado, sal y ajo al gusto e incorporar el arroz blanco cocido que haya quedado como sobrante de la comida anterior. Aparte batir un poquito de leche con harina de fécula de maiz (o harina de trigo) y mezclarla bien, y esta última mezcla incorporarla a la anterior. Espesar con un poquito de afrecho o pan rallado de hacerse necesario y freir en aceite caliente previamente dándole la forma alargada de la típica croqueta./p>

Torrejitas de arroz: Batir dos huevos, agregarle un poquito de aceite, y 2 cucharadas de leche líquida. Incorporar el arroz cocido blanco y añadir un punto de sal y 1 cucharada de azúcar. En sartén con aceite abundante caliente, ir colocando cucharadas de la mezcla y freírlas con mucho cuidado pues a veces salpican quemando un poco las gotas que saltan. Se les da la vuelta hasta que queden doraditas y se esparcen al final con azúcar granulada o azúcar pulverizada. Otros la acompañan con mermelada. Es a gusto!

Ensalada de Pasta Fría: Sancocha la pasta corta en forma habitual. Guarda en el refrigerador hasta obtener una temperatura fría (como de ensalada). Incorpora una cebolla, medio pimentón, un tallo de celery, un tomate y perejil, todo picado finamente. Agrega una lata de atún desmenuzado, guisantes verdes y maiz dorado. Adereza con mayonesa, mostaza, salsa inglesa, sal y ajo en polvo al gusto. Mezcla con espátula y llévela a la mesa. Es refrescante y alimenticia.. Puedes cocinar la pasta, reposarla y congelarla. El día que quieras hacer la ensalada, saca del congelador la pasta y la guardas en el refrigerador para que descongele lentamente y mantenga la temperatura fría. El ensamblaje final es rapidísimo!!!

Sopa tipo Menestra con Pasta: Prepara un caldo con lo que tengas (de carne, de pollo o con cubito), agregarle cebolla o cebollín, dientes de ajo, trozos de pimentón, papas, zanahorias, auyama en trozos o apio en ruedas. Incorporarle lentejas crudas (cocinan en 30 minutos) y faltando 15 minutos se le agrega pasta corta (tipo tornillos, caracoles, macarrón corto y cocinar hasta llegar a término. Las lentejas pueden sustituirse por caraotas, habas, pueden agregarse hierbas aromáticas, tallos de apio España (célery), trocitos de coliflor. La idea es una sopa saca apuros con los ingredientes que tengamos y que cubra nuestras necesidades alimenticias.

Torticas dulces de maíz: Batir un huevo, agregar una cucharita de aceite, harina de maíz precocida, un punto de sal y si tienes en tu despensa puedes agregarle granitos de maíz entero (los que vienen en latica) o semillitas de anís dulce. En sartén con aceite caliente, ir colocando por cucharadas la mezcla y dorarla por ambos lados. Son deliciosas y sacan mucho de aprietos.

Polenta criolla: Se prepara un guiso con carne molida o pollo desmenuzado con sus respectivos aliños (sal, ajo, sofrito de cebolla o cebollín, pimentón, zanahoria rallada, uvas pasas, alcaparras, aceitunas en trocitos), luego preparamos la masa con harina de maíz precocida, una cucharada de aceite, sal y agua, dándole la consistencia de un puré de papas blando. (Si tienes granos de onoto puedes pintar la masa para que tome colorcito). Colocar en una fuente refractaria enmantequillada generosamente una porción extendida de esta masa, encima colocar el guiso y cubrirla con el resto de la masa extendida. Rocíale un poco de queso rallado por encima y hornea el plato durante 40 minutos a 350° F en horno convencional. La parte de arriba debe estar crujiente doradita.

Polenta a la Italiana: Es parecido a lo que en Venezuela denominamos un funche. En esencia hervimos agua con un poco de sal y aceite. Agregamos harina de maíz precocida y removemos con espátula de madera evitando que la mezcle se pegue al fondo de la olla. Cuando espesa la colocamos en un envase refractario y terminamos su cocción en el horno a temperatura baja para que termine de adquirir la consistencia deseada. Sirve para acompañar carnes, pollos guisados. Es un sustituto del puré de papas.

Ñoquis de harina de maíz: En una fuente coloca harina de maíz suficiente, añádele un huevo enterio ligeramente batido, un poco de leche, varias cucharadas de queso blanco rallado, sal, aceite y si tienes colócales agrecho. A la masa ya mezclada dale forma de ñoquis (alargaditos) y cocínalos en una olla con agua hirviendo y sal. Estarán listos al momento de que floten en el agua. Escúrrelos y acompáñalos con una salsita de tomate, o espárcele queso por encima, margarina o un poquito de pan rallado. También es una alternativa para acompañante de guisos jugosos.

Ensalada de Lentejas: Las lentejas ya cocidas las aderezas con cebolla, ajo polvo, sal aceite de oliva (o de cualquier otro), vinagre de manzana (o del que tengas), lo remueves y lo colocas en la nevera hasta que esté frío listo para servir. Las lentejas puedes sustituirlas por otros granos y puedes agregarle repollo rallado. El gusto será exquisito.

Pasta de lentejas como dip: Licuas las lentejas cocidas con un poco de aceite y un poquito de vinagre, cebollita en trozos y hierbitas aromáticas. A esta mezcla le rectificas el condimento (sal y ajo) y listo para untar con pan o galletitas si viene visita.

Hamburguesas de berenjenas: Cocina las berenjenas con su corteza, picadas en rodajas en agua salada (para evitar el cambio de color). A los 15 minutos cuando ya han ablandado, tritúralas con el tenedor y agrégale un huevo entero batido, cebolla rallada, ajo y sal, perejil, pan rallado, afrecho espesando la mezcla. En plancha engrasada, colocar cucharadas de la mezcla y dorarlas a fuego bajo por ambos lados.

Salsa para untar a base de berenjenas: Cocina una berenjena con 2 dientes de ajo, media cebolla, medio pimentón en un fondo de agua salada. Déjalo por 15 minutos. Y luego cuando enfríe lícualo todo y rectifícale el gusto. Al licuarlo procura que el agua sólo tape los dientes de la licuadora para que no te quede la salsa muy líquida. Es exquisita como acompañante del pan, o como salsa de pasta.

Vinagreta de vegetales: Precocina la zanahoria en trozos y el coliflor, pero que queden duritos. En un envase de vidrio refractario preferiblemente con tapa de goma para que su cierre sea hermético, coloca trozos de coliflor, alternando con zanahorias precocidas, trozos de pimentón, pepinos picados en trozo, cebolla y dientes de ajo. Aparte, pon a hervir en una olla, dos partes de agua y una de vinagre blanco, colócandole una hoja de laurel y semillas de mostaza así como unos granos de pimienta negra. Al soltar hervor, incorporárselo al envase de vidrio donde ya está el resto de los ingredientes, cerrarlo herméticamente y dejarlo reposar durante 3 días fuera de la nevera, a temperatura ambiente y en lugar fresco hasta que los pepinos se comiencen a ver que cambian de color. Luego guardar en la nevera (refrigerador) para su conservación.

Regresar al comienzo ¿Te gustaría conocer mi colección de recetas? Regresar a Cocina

Copyright  ©  Jacqueline De los Ríos de Urbanc. 2001.
Administra Tu Hogar.
Todos los Derechos Reservados.